sábado, 20 de septiembre de 2008

Dubitativo

Alexis se debatía pensativo mientras escuchaba música suave en su habitación. No le ayudaba para nada el estar ebrio, pensaba más intempestivamente, pero igual su mente parecía estallar de indecisión. Para él, la suerte ya estaba echada. Se había intentado sobrepasar con una amiga que despertaba sentimientos sinceros en él. Aunque todo no era tan malo. Igual, ya tenía novia, y la adoraba. Pero esta no lo dejaba avanzar en el plano pasional, o sexual, como se pueda interpretar según la torcida mente de sus amigos. Camila despertaba en él todo tipo de sentimientos sinceros y anhelos enamoradizos, pero ella pensaba que aún era pronto para ingresar en el mundo sexual. Temía que luego de entregar lo más preciado que podía preservar en su virginal juventud fuese luego despreciado como un mero objeto de placer, y luego fuese traicionada, como le pasó a Leidy -su amiga del alma- hace apenas dos semanas, habiendo sido abandonada en favor de una mujer casi desconocida que lo sedujo en medio de los vapores del licor.

María era la mujer que podía satisfacer dichas necesidades en un futuro cercano. Siempre habían sido buenos amigos, pero hace un par de meses comenzó a despertar en Alexis un deseo desmesurado, desenfrenado, hacia ella. Comenzó a ver su cuerpo de una manera no tanto morbosa, sino que se enamoró de las sensuales curvas de su buena amiga. Afortunadamente -pensaba el hombre- su amiga parecía corresponderle en dichas intenciones, pero luego del incidente recién ocurrido parecía que quizá se requería algo de paciencia para ello. Posiblemente ya todo estaba perdido y Alexis sentía que su mundo se podía desmoronar fácilmente.

Cuentan sus amigos, que todos estaban bailando y bebiendo en un bar en las afueras de la ciudad, entre amigos y algunas novias y novios de ellos. Todo era un ambiente de camaradería y confianza. María y Alexis progresaban a pasos lentos -como debía ser, si perdonamos la traición que estaba cometiendo el hombre con su mujer- y todo parecía marchar "viento en popa". Pero, al pasarse de copas, Alexis comenzó a desviar sus inquietas manos a lugares que aún no debían ser explorados. Ante un leve reproche de María, nuestro hombre se desanimó estrepitosamente -como en todo ser acelerado, por no decir amurado- y se sentó a charlar, cabizbajo, con algunos de sus compadres allí presentes. Luego se fue caminando hasta su casa con una botella de licor que alcanzó a comprar antes que la tristeza lo desmoronara por completo.

María miraba con ansias su celular, esperando infructuosamente una llamada de su amante, al cual quizá había lacerado con tan abrupta respuesta, según pensaba en su también acelerada cabecita. Ella estaba comenzando a sentir también deseo, y pensaba que la culpable de todo esto era la viata novia de su momentáneamente amigo. Pronto sería ella quien llamaría para aclarar las cosas, y sumir a nuestro amigo en una dicotomía más polarizada y profunda...

5 comentarios:

Sebastián dijo...

Mortal de los dulces!!! tiene un viraje curioso al final del relato, que percibía pero la verdad no contemplé claramente. La verdad es esa, y lo he ido descubriendo cada día; como seres humanos, muchas veces en la evidencia palpable no denotamos ni demostramos verdaderamente lo que sentimos, sino que con ambigüas actitudes y palabras generamos - y por supuesto nos generan - desvíos en cuanto a lo espectado. Y por afanados hemos caído y caemos en declives, en desgracias y errores, del afán no queda sino el cansancio. Es mejor la calma, el silencio y la prudencia, esta última la clave del sabio, del vencedor.

El Primo dijo...

viejo viejo cada ia loa domiro mas
estoy muy farrao y no me paresio super vacano tu vuetlata esto me gusta
ojala sigas asi

El Primo dijo...

bueno ya estoy sobrio puedo comentar coherentemente...

flako parce estor relatos de pacotilla son lo mejor me guso mucho esste relato esta muy bueno segui escribiendo tus relatos de pacotilla por qu eson los mejores yo te alluadere jjaja

Sancho dijo...

hay maricaaa!!!

no quisuiera pasar or algo asiii!!!

y una chimbaaa!!!

El Primo dijo...

ja jaja sancho tiene la razon que tal uno estar asi me pegaria un tiro ojala sancho no pasemos por eso ojala que nadie!!!